Dieron el alta a Daniel Hiramatsu, el hombre de 50 años que resultó herido de bala al trenzarse en lucha con un ladrón que pretendía arrebatar la cartera a una mujer.

'Pensé que me moría', reconoció el vecino en diálogo con Elonce TV.
Rememoró cómo acontecieron los hechos que pudieron haber terminado en una tragedia y cómo se recupera de las secuelas que le dejó la herida de bala.PolicialesPretendió evitar el arrebato a una mujer y lo balearon en el rostro El violento hecho de sangre se registró en horas de la noche de este martes, en la zona de calles Villa San Benito y Estación Sosa del barrio Parque Mayor de Paraná, pudo saber Elonce TV.

'Todavía tengo la bala en la cara, entre el pómulo y la oreja, no me pueden operar para sacármela porque no tocó ningún nervio y no está obstruyendo nada.
Van a evaluar que no se mueva', explicó Hiramatsu.
Se recordará que fuentes policiales sostuvieron a este medio que el episodio pudo haber desencadenado en una tragedia.
'Pese a que es un hecho grave, gracias a Dios podemos decir que la persona está bien', subrayó el jefe de Operaciones de la Departamental de Policía de Paraná, Héctor Martínez.

'No sé qué me pasó, me pasó eso nada más', acotó el vecino.
Y a continuación, rememoró cómo se desencadenó el violento arrebato que por poco le cuesta la vida.


'Me pareció raro que se baje uno corriendo con la moto en marcha, y vi la chica, y me di cuenta que algo iba a pasar.
Salí corriendo.
Me lo llevé por delante, porque a la chica la tenía abrazada con el arma apuntándole al estómago', recordó Hiramatsu.


'Cuando largó a la chica, me fui corriendo, me lo choco y ahí me caí.
Y me disparó estando yo en el suelo', sentenció.
El vecino, hoy convertido en héroe, se confiesa: 'No sé lo que quise hacer'.
Aunque detrás de esa frase se sabe que pretendió salvar la vida de esa mujer que estaba siendo amenazada con un arma de fuego.


'Cuando salió disparando, se dio la vuelta y me disparó.
Yo estaba en el suelo', recordó.


En la oportunidad, Hiramatsu aseguró que no vio el rostro de los malvivientes porque tenían el casco colocado.


'Pensé que me moría, porque me agarré y chorreaba una cantidad de sangre.
Siempre estuve consciente', cerró.


Los malvivientes eran dos y se trasladaban en una moto cuando perpetraron el hecho.
Se dieron a la fuga.
Aún no han sido detenidos.
(Elonce)

Fuente: El Once >> lea el artículo original