Un joven de Bruselas (Bélgica), de 20 años, murió apenas horas después de comer unos fideos que había recalentado. Aunque el caso ocurrió hace años, ahora el Journal of Clinical Microbiology publicó la información del caso para alertar sobre una bacteria.

De acuerdo con esa publicación, el estudiante belga acostumbraba a prepararse los domingos los alimentos que iba a consumir en la semana para ahorrar tiempo y dinero.

Así fue que preparó unos tallarines, los cuales ingirió cinco días más tarde luego de haberlos recalentado. Si bien notó un sabor extraño, el joven creyó que se debía al condimento y la salsa que les había agregado.

Después, salió de su vivienda para hacer deportes y a la media hora comenzó a sentir un intenso dolor abdominal, además de náuseas y dolor de cabeza. Aunque el cuadro se agravó con diarrea y vómitos, el muchacho no consultó al médico y decidió irse a dormir.

Cuando sus padres se enteraron a la mañana siguiente que el estudiante había faltado a la universidad, se dirigieron a su casa y allí lo hallaron muerto.

La autopsia determinó que el joven había fallecido a causa de una necrosis hepática, a las 4 de la mañana, unas 10 horas después de haber comido.

Los exámenes en el laboratorio revelaron la presencia en su organismo de Bacillus Cereus, una bacteria responsable del 'síndrome del arroz frito'.

Según los especialistas, aparece en los alimentos preparados que se dejan varias horas a temperatura ambiente, y que al ingerirlos más tarde causan intoxicación.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original