'Tenemos que seguir trabajando juntos, poniendo reglas claras, apostando al trabajo de todos los días y no a la estafa, que nos ha llevado a tener pobreza y una clase media muy golpeada”, enfatizó hoy por la mañana el presidente Mauricio Macri en una entrevista que concedió a una radio del Partido de la Costa. Allí, el jefe de Estado, que llevaba varias semanas sin dar conferencias o entrevistas, subrayó que “los argentinos elegimos el cambio, incorporarnos al mundo, decirnos la verdad y poner los problemas sobre la mesa”. Ejes que probablemente sean pivotales en la campaña.

 

“Hay que tener convicción y ser constantes y persistir en el trabajo. Así que espero que todos sigamos apostando a lo que hemos hecho”, puntualizó y dijo que “cada uno tenemos que aportar nuestro granito de arena, sentirnos protagonistas y batallar por estos valores, decir la verdad, poner los problemas sobre la mesa, por el trabajo en equipo”.

 

“Que ninguno se quiera aprovechar del otro y que se acaben aquellos que, a través de privilegios mal habidos, perjudican el desarrollo de los demás”, remarcó. “Basta de comportamientos mafiosos, de hacer la vista gorda, como paso durante años con el avance del narcotráfico”, puntualizó el Presidente en declaraciones a FM 100.1 Radio de la Costa. En ese sentido, Macri puso de relieve que el Gobierno está dando “una batalla” contra el crimen organizado “que muestra resultados” porque el accionar del narcotráfico “hoy está en retroceso”.

 

“Vemos récord de incautación de drogas, de detenidos, y el estado está cada vez más presente en cada rincón”, añadió y apuntó que “ese es el camino para una vida en paz y en tranquilidad”.

 

Respecto del viaje que emprenderá en los próximos días para visitar varios países del continente asiático (India y Vietnam, en concreto), Macri dijo que les presentará a los gobernantes y empresarios “las cosas buenas que tenemos para ofrecer y para hacer”.

 

“Que vengan, nos conozcan y confíen, que estamos cambiando y construyendo una nueva realidad”, resaltó y  señaló que “en estos tres años de cambio hemos apostado a que Argentina regrese al mundo, a que realmente volvamos a tener relaciones con todos los países porque creemos que eso nos va a ayudar a desarrollarnos”.

 

“Yo estoy muy orgulloso de los argentinos, de cómo hemos entendido, en cómo hemos bancado y puesto el hombro en estos tiempos que no han sido fáciles”, afirmó y amplió: “Somos gente que tenemos talentos, capacidades, que podemos exportarle nuestro trabajo al mundo, no sólo soja, trigo o maíz, sino productos industriales y servicios con valor agregado”.

 

“Además, podemos recibir al mundo, que nos vengan a visitar, como en este verano que tenemos récord de turistas extranjeros de todos lados”, afirmó. El jefe de Estado recordó que los líderes que asistieron a la Cumbre del G20 en Buenos Aires, a pesar de tener “distintas ideologías y culturas”, coincidieron en felicitar a los argentinos por los cambios que se están llevando a cabo en el país.

 

“Eso demuestra que lo que hemos hecho está en el camino correcto y que tenemos que seguir comprometiéndonos, porque esto no es un proyecto de un presidente o de un gobierno, es de cada argentino”, subrayó. También hizo hincapié en la importancia de seguir impulsando una “revolución” en la política para que los tres niveles de Gobierno continúen “bajando el gasto corriente y aumentando, en los presupuestos públicos, la inversión pública directa que genere seguridad, tranquilidad y desarrollo a la gente”.

 

En ese aspecto, resaltó la labor que el Gobierno lleva adelante con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, para avanzar en la obra pública que eleve los estándares de la infraestructura provincial. “Por primera vez, en décadas, hemos dado impulso en serio a las obras del río Salado que van a recuperar cientos de miles de hectáreas a la producción estable, y eso va a representar mucho empleo para la provincia”, afirmó. Puntualizó que Buenos Aires “tomó un impulso en obras con la gobernadora que no tenía en las últimas décadas, y lo mismo ha pasado a nivel nacional donde pusimos en marcha el plan de infraestructura más importante de nuestra historia”.

 

Advirtió que eso se logró “a pesar de todas las restricciones presupuestarias que tenemos” y afirmó que “si tuviésemos un presupuesto más equilibrado y con más posibilidades haríamos el doble de obras”.

 

“Hay que comprometerse a que cada peso que tengamos vaya a agua potable, cloacas, rutas, aeropuertos”, dijo y subrayó que “todas esas obras generan valor y necesitamos que se siga invirtiendo para que gobernadores e intendentes sean más cuidadosos e inteligentes en los presupuestos”.

 

“Los que se involucran en política deben entender que son servidores públicos, que los impuestos que pagamos nos cuestan y que tienen que cuidar el dinero de los argentinos”, remarcó y sostuvo que “necesitamos que los impuestos se apliquen a las cosas que nos mejoran la vida, que potencien nuestra capacidad de desarrollo”.

 

En el mismo modo, remarcó la importancia de continuar con el ritmo de desarrollo que el Gobierno le está dando a la energía tanto la convencional como las renovables, aprovechando los vientos en el sur y la radiación solar en las provincias del norte.

 

Respecto de las cuentas públicas, resaltó que “por primera vez en años hoy tenemos equilibrio primario en el presupuesto que aprobamos” al que señaló como una premisa básica contra la inflación.

 

“Hay que cumplirlo y seguir ordenando los presupuestos, que no estén al servicio de los políticos sino de la gente, priorizar la inversión, y cuidando (el dinero) porque nada viene de arriba”, afirmó y dijo que hay que terminar con 'la fantasía de ‘que lo pague el Estado’, como si el Estado fuese propiedad de algún marciano”. Concluyó: “El Estado somos todos los argentinos y cada vez que queremos que se haga cargo de algo, si no está la plata lo pagamos con inflación. Esa es la primera mentira que tenemos que erradicar”.

Te puede interesar

Fuente: El Economista >> lea el artículo original